El gobernador de Querétaro , Francisco Dominguez acusó que hay tintes electorales detrás de los señalamientos de Emilio Lozoya Austin.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador promovió una tregua para no hablar del caso Lozoya, cuando los reporteros que cubrían la mañanera cuestionaron al gobernador Francisco Domínguez por los presuntos sobornos que habría recibido un colaborador cercano suyo.

López Obrador pidió a la prensa que “dieran una prórroga” al caso Lozoya y que en la conferencia se trataran los asuntos de orden nacional, con lo cual atajó temporalmente los cuestionamientos al mandatario estatal queretano.

Luego de que el gobernador Francisco Domínguez, acusó que hay tintes electorales detrás de los señalamientos de Emilio Lozoya Austin, quien lo involucró en una red de presuntos sobornos desde Pemex, este martes por la mañana el presidente López Obrador evadió los cuestionamientos sobre el tema.

“El gobernador ya fijó su postura lo hizo con mucha claridad y dijo que sería su única aclaración sobre este tema,  ¿por qué no tratamos de dejar para otro momento este asunto? Incluso por respeto, por urbanidad política y habrá tiempo para desahogar este tema, además corresponde a la fiscalía aclararlo en su momento”, externó el presidente.

FUENTE: HERALDODEMÉXICO.COM.MX