México enfrentaba el jueves diversos contratiempos relacionados con la pandemia de COVID-19: las vacunas se le están agotando, un sitio web del gobierno para registrarse para vacunación no funcionaba, y los trabajadores de restaurantes que resentían las secuelas económicas de las restricciones impuestas por el virus salieron a protestar.

Cientos de cocineros, camareros y otros trabajadores de restaurantes se reunieron en el Monumento a la Revolución de la Ciudad de México vestidos con sus uniformes, golpeando cazuelas y coreando: “¡Abrimos o morimos!”

La capital del país sólo permite el servicio de restaurantes para llevar y comedor al aire libre en aquellos que tengan espacio disponible. Pero los empleados señalan que les es insuficiente para mantenerse.

Los hospitales de la Ciudad de México tienen más del 80% de sus camas ocupadas y muchos pacientes fallecen porque los conductores de ambulancias dicen que tardan horas en encontrarles una disponible. Muchas familias están tratando a sus parientes enfermos en casa.

El Instituto Mexicano del Seguro Social anunció el jueves que está investigando un perturbador video que supuestamente muestra a un hombre muriendo fuera de las puertas de vidrio cerradas de un hospital esta semana mientras sus familiares ruegan en vano al personal del centro que le ayuden.

Tres empleados están siendo investigados por la aparente negativa a atenderlo, agregó el IMSS. El fallecido no parecía tener COVID-19, pero el repunte de los casos de coronavirus ha afectado a los pacientes con otras dolencias.

El país registró el jueves una cifra casi récord de 1.682 muertos en las últimas 24 horas, con lo que el total nacional ascendió a 162.922. Las autoridades también anunciaron que se hallaron en México unos cinco casos de la variante británica, algunos aparentemente por transmisión a nivel local.

La única buena noticia fue que el presidente Andrés Manuel López Obrador publicó un video el jueves en el que dice que su prueba de antígeno salió negativa, después de que hace unos 12 días dio positivo a COVID-19.

“Ya estoy bien”, señaló López Obrador, descendiendo por unas escaleras del Palacio Nacional para mostrar que ha recuperado la salud. No dijo cuándo pondrá fin a su aislamiento y volverá a presentarse en público.

Mientras tanto, millones de mexicanos que intentaban registrarse para ser vacunados se encontraron con un sitio web que no funcionaba por tercer día seguido. Las autoridades han dicho que ello se debe a que la página y sus servidores se saturaron por el enorme volumen de solicitudes.

La recomendación oficial desde que se lanzó el sitio web el martes es seguir intentándolo.

Pero de hecho para darse cuenta que la página no funciona, los mexicanos aún deben pasar filtros de seguridad cibernética en inglés que les piden identificar imágenes de objetos como hidrantes de un tipo inexistente en México, u objetos que son muy distintos en el país, como chimeneas.

No obstante  que el sitio web al menos ya carga —el miércoles simplemente desplegaba un mensaje de error del servidor_, el problema ahora aparece en el hipervínculo hacia otra agencia del gobierno que debe revisar las cédulas de identificación oficial. Dicha dependencia pasa horas “revisando” solicitudes de registro y posteriormente envía este mensaje: “Sin respuesta”.

“Tuvieron meses para anticipar la demanda que habría, pero como siempre: no lo hicieron”, escribió Héctor de Mauleón en su columna publicada por el periódico El Universal al describir su calvario de 20 horas para intentar registrarse en la página.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, que suple al presidente Andrés Manuel López Obrador mientras él se recupera de COVID-19, reconoció el jueves que “se ha presentado una saturación en el servicio, y desde luego esto fue por la gran expectativa de poderse registrar en la vacunación”.

“Esta sobrecarga desde luego no afecta el proceso de vacunación. Sin embargo, es importante que continuemos con el registro de manera constante para comenzar la vacunación de este grupo (de adultos mayores), que es una prioridad”, recalcó.

El sitio web comenzó a funcionar intermitentemente el jueves por la noche. Las autoridades han dicho que hasta ahora se han registrado cerca de medio millón de personas.

Pero algunos observadores señalaron sarcásticamente que el gobierno de López Obrador había estado sopesando la idea de crear una red social alterna después de que Twitter suspendió la cuenta del exmandatario estadounidense Donald Trump, con quien el presidente mexicano tenía buenas relaciones. Aseguraron que Twitter parece estar a salvo por el momento, pues el gobierno mexicano ni siquiera puede echar a andar un sitio web que funcione.

Las autoridades han dicho que siguen trabajando para tener suficiente capacidad en los servidores con el fin de poder atender al gran número de personas que intentan registrarse.

México ha intentado asegurar vacunas de Pfizer-BioNTech y de Rusia, pero no se prevé que lleguen más dosis sino hasta mediados de mes.

El país ha recibido unas 760.000 dosis de la vacuna de Pfizer, y solamente le quedan unas 89.000, muchas de las cuales están destinadas para una segunda aplicación a los que ya recibieron una dosis.

El país prevé recibir más dosis de Pfizer-BioNTech a mediados de este mes y unas 400.000 de la Sputnik V para finales de febrero, pero serán insuficientes para inocular siquiera a los 750.000 trabajadores de salud que combaten al virus y que representan un porcentaje mínimo de los 126 millones de habitantes de México.

FUENTE: INFOBAE.COM