La previsión es que Morena gane, pero que no arrase. De acuerdo con el primer reporte electoral de la consultora Integralia sobre los comicios federales y locales de este año, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador será el más votado, pero “no repetirá el tsunami electoral de 2018, cuando existió un voto masivo por ese partido”.

En cuanto a las gubernaturas, el partido guinda hoy tiene posibilidades de ganar 10 de las 15 que están en juego: Baja California, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.

Cuatro panistas se alzarían con la victoria en Querétaro (donde el partido compite solo), Chihuahua (en alianza con el PRD), Baja California Sur y San Luis Potosí (estos últimos en coalición con el PRI y el Sol Azteca). Mientras que en Nuevo León triunfaría el priista Adrián de la Garza Santos (en una unión entre PRI y PRD). La consultora advierte que la ventaja de los candidatos de Morena a las gubernaturas se ha ido acortando en los últimos meses.

Por otro lado en octubre de 2020 los morenistas aventajaban a sus rivales políticos por 16 puntos porcentuales en promedio, para marzo la ventaja era de solo 9.4 puntos porcentuales en promedio.

En el caso de la Cámara de Diputados, la empresa que dirige Luis Carlos Ugalde proyecta que Morena y sus aliados perderán la mayoría calificada (dos tercios de las curules), pero lograrán la mayoría absoluta (50 por ciento más uno). En consecuencia, el presidente López Obrador perdería la capacidad de enmendar la Constitución.

Si bien no arrasaría, este partido llegaría a convertirse en la fuerza regional más relevante con 13 o 14 gubernaturas bajo su control contando las que actualmente ya tiene, indica el reporte.

De acuerdo con el documento, los principales factores que definirán los resultados electorales serán la popularidad del presidente López Obrador (aunque será un factor menor respecto a 2018) y el prestigio y los atributos de los candidatos, sobre todo a gobernador y presidentes municipales. También pesará la alianza opositora y el papel de los servidores de la Nación.

Integralia Consultores señala que las elecciones intermedias tradicionalmente suscitan bajo interés. La participación ha rondado 44.6 por ciento las últimas tres ocasiones (2003, 2009 y 2015), pero este año es especial.

 

“La pandemia podría deprimir el voto si persiste temor en los riesgos de salir a votar. Por otra parte, la elección de 15 gobernadores y de alcaldes en 30 entidades, aunada al clima de polarización que existe, podría estimular mayor participación que en elecciones previas”, agrega.

El reporte prevé un proceso electoral conflictivo, en donde candidatos perdedores de Morena aleguen fraude y ocurran movilizaciones de protesta. En los estados donde pierdan por estrecho margen habrá presiones para anular las elecciones.

FUENTE: DIARIODEQUERÉTARO.COM

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments