A su vez, explica la OIT, trabajadores por cuenta propia y pequeños empleadores, muchos informales, pudieron volver a sus actividades.

“El aumento de la cantidad de puestos asalariados informales también puede asociarse, en alguna medida, con las reaperturas de negocios pequeños (cuyos asalariados son, en gran medida, informales) y también con tránsitos desde la formalidad a la informalidad”.

El escenario del empleo este año es poco optimista, añade, por las nuevas olas de contagio y la implementación de nuevas medidas de confinamiento.

“Éstas pueden generar, nuevamente, mayores impactos negativos en la actividad y el empleo en sectores con mayor presencia femenina dificultando, aún más, la recuperación de este tipo de ocupación y amplificando las brechas laborales por género”.

FUENTE: REFORMA.COM