1,500 cajas de alimentos con los distintivos del Gobierno salvadoreño fueron repartidas en el norte de México por un líder local perfilado como candidato a la Alcaldía del municipio de Tlahualilo, en el Estado de Durango.

Un aspirante a alcalde repartió  en diciembre pasado 1,500 paquetes de alimentos a sus potenciales votantes en el municipio de Tlahualilo, en el Estado de Durango, al norte de México. Las cajas que repartió tenían impresos los logos del Gobierno salvadoreño, del Programa de Emergencia Sanitaria (PES) e iban etiquetadas como “Bienestar Social”.

Los paquetes fueron repartidos por Juan Carlos Cazares Sandoval, quien es el presidente de un módulo de riego –una organización civil que administra el agua en un sector– y se perfila como aspirante a la Alcaldía de Tlahualilo por parte del partido oficial, Morena.

El reparto fue hecho el 24 de diciembre de 2020 y publicitado después en la página oficial de Facebook del sector de riego número 6, en el que se resaltaba que Cazares “en apoyo a los hogares de los diferentes ejidos que conforman el módulo de riego entregó el día de hoy, 24 de diciembre del 2020, la cantidad de 1,500 despensas muy bien surtidas, las cuales equivalen a 30 toneladas de alimentos”.

Las cajas de alimentos no solo tenían los distintivos y los logos de instituciones y programas salvadoreños, sino que incluían una leyenda que no estaba dirigida a los ejidatarios de Tlahualilo. En octubre de 2020, la Asamblea Legislativa de El Salvador obligó al Gobierno del presidente Nayib Bukele a rotular todos los empaques de ayuda alimentaria con la leyenda “Este paquete alimentario ha sido pagado con tus impuestos”. Los legisladores aprobaron esa medida para evitar que funcionarios públicos pudieran sacar beneficios electorales del reparto de víveres.

El Gobierno salvadoreño acató la disposición y para el 4 de diciembre tenía listos los nuevos empaques, a los que agregaron señalamientos a los presidentes anteriores procesados por corrupción.

En su cuenta de Twitter, Bukele escribió: “Cumplimos letra por letra, tal cual los diputados aprobaron en el decreto legislativo, lo que los paquetes alimentarios tenían que decir. Pero el decreto no decía que no podíamos agregar más información” y remataba el mensaje con un emoticón que guiña un ojo. El tuit venía acompañado de la fotografía de una bolsa de alimentos en la que se lee: “Este paquete alimentario ha sido pagado con tus impuestos. No como en los gobiernos anteriores, donde tus impuestos eran robados por presidentes que: murieron en el arresto domiciliar, están en la cárcel y huyeron y ahora están asilados en Nicaragua”, en referencia a los expresidentes de Arena, Francisco Flores y Antonio Saca, y el ex presidente del FMLN, Mauricio Funes.

20 días después de que las cajas con la nueva leyenda entraran en circulación en El Salvador, Cazares repartió 1,500 de ellas a ejidatarios de Tlahualilo.

Los paquetes de alimentos fueron repartidos entre los ejidatarios que componen uno de los sectores de riego del municipio de Tlahualilo, en el estado de Durango, México. Fotografía tomada de la página oficial de Facebook del sector de riego 6 de Tlahualilo. 
 
Los paquetes de alimentos fueron repartidos entre los ejidatarios que componen uno de los sectores de riego del municipio de Tlahualilo, en el estado de Durango, México. Fotografía tomada de la página oficial de Facebook del sector de riego 6 de Tlahualilo.

El hecho fue denunciado por los adversarios políticos de Cazares, quienes pidieron explicación por repartos de paquetes de alimentos, que parecen provenir de fondos públicos salvadoreños. Carlos Ávalos, el representante del partido de derecha en el municipio, PAN, exigió una investigación sobre el origen de los paquetes de ayuda: “Es incongruencia que nos manden las despensas cuando vemos a los salvadoreños (migrantes) pidiendo en los cruceros (esquinas), en el Periférico. Ahora, si es de El Salvador, no se quién está manejando esto, pero para un extranjero no se vale hacer política en México”, cuestionó, entrevistado por el periódico mexicano Milenio.

El Faro contactó a Ávalos, quien aseguró que él mismo fue uno de los ejidatarios que recibieron la caja de ayuda: “Con esto (Cazares) quiere comprarnos y no ha dado ninguna explicación al respecto”, se quejó. Las denuncias encontraron eco en distintos medios nacionales y locales de México.

El contenido de los paquetes alimentarios salvadoreños ha venido variando desde mediados de 2020 y gran parte de los productos que contiene fueron comprados a empresas mexicanas. Entre los productos que se importaron desde México están leche, maíz y atún enlatado. Algunos de los productos que contenían las cajas repartidas en Tlahualilo lucen similares a los que contienen las cajas repartidas en El Salvador, pero no fue posible verificar si el contenido es idéntico al que reparte el Gobierno de Bukele.

En noviembre del año pasado, el Gobierno salvadoreño publicitó la donación de 1,000 toneladas de alimentos a Honduras y Guatemala, a raíz de los desastres causados por el huracán Eta. Sin embargo, no existe ningún registro público oficial de una donación de alimentos al municipio de Tlahualilo. Una fuente de la Corte de Cuentas de la República confirmó a El Faro que esa institución tiene “varios exámenes en curso” sobre distintas instituciones de Gobierno involucradas en la compra y distribución del Programa de Alimentos.

El ministro de Agricultura, Pablo Anliker, compareció a inicios de diciembre de 2020 ante la comisión legislativa que analiza los gastos del Gobierno durante la pandemia y aseguró que el Ejecutivo había distribuido 7.6 millones de paquetes alimenticios de distinto tamaño, aunque no pudo detallar el costo unitario de las “bolsas grandes de alimentos”, que suman 4.5 millones.

En esa misma comparecencia, Anliker aseguró que el empaquetado de alimentos se realiza en El Salvador y es coordinado por el Ministerio de Agricultura. El día jueves 11 de febrero, El Faro contactó a la jefa de prensa del Ministerio de Agricultura. Se le enviaron las imágenes del reparto en Tlahualilo, y ella aseguró que había enviado las fotografías y la información al despacho del ministro Anliker. Se le insistió este sábado 13 de febrero, pero al final del día no hubo respuesta.

FUENTE: ELFARO.NET

 

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments