Controlar un ventilador es como volar un jet: en manos inexpertas el desenlace es fatal, por lo que contar con estos aparatos no fue garantía de salvar vidas en la epidemia de Covid-19, aseguró José Elizalde, jefe de Neumología del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición.

En el País, según los datos abiertos de la Secretaría de Salud, de las más de 54 mil personas que han sido intubadas a causa de Covid-19, la mayoría, 82 por ciento, ha muerto.

El experto apunta que en el País se pudieron comprar ventiladores, pero no se pudo adquirir, de la noche a la mañana, la capacitación requerida para operarlos, pese a la gran disposición del personal de salud.

“Es como si ahorita a mí me pusieran (a manejar) un jet nuevo. Nos estrellamos desde la pista, nos morimos todos. Lo veo de manera muy parecida. Hay muchos lugares donde gente con realmente muy poca capacitación; con buen ánimo y disposición, pero sin un conocimiento técnico apropiado se están haciendo cargo del cuidado de estos pacientes y eso es muy lamentable”, advirtió.

Aprender los conceptos básicos de ventilación mecánica, y más adelante los avanzados, es el eje de la especialidad en medicina crítica. Quienes tienen esta especialidad ya son expertos en neumología en medicina interna o en anestesiología.

“Medicina crítica es una especialidad de tres años (…) Quienes hacen esta especialidad traen un buen camino de posgrado recorrido y aun así se llevan dos a tres años para dominar la ventilación mecánica”, explicó.

El experto dijo que además, ante la necesidad, se quiso adaptar un esquema que se inventó en la milicia y que han empleado en cuidados intensivos para crisis más pequeñas, un equipo encabezado por un experto.

“Pero acá es una situación distinta, no se puede eternamente un médico intensivista comunicar en tiempo real, con otros cinco especialistas y, a su vez, que éstos se comuniquen con otros cinco médicos generales que son los que están operando las máquinas; eso en la vida real es un fracaso”.

El especialista indicó que se amplió la capacidad de las máquinas con el mismo personal y apenas habría alrededor de 3 mil expertos capacitados entre neumólogos e intensivistas.

“Los médicos y las enfermeras y técnicos de inhaloterapia no se pueden sacar así de un sombrero como acto de magia. No existen”.

Por su parte, Jordana Lemus, líder de los expertos en cuidados intensivos del Hospital General Manuel Gea González, puntualizó que hasta en las manos más expertas en el manejo de los ventiladores hay defunciones.

“Se estima que hasta un 5 por ciento en manos expertas va a morir”, explicó.

La experta consideró que uno de los puntos positivos de la epidemia es que hay mucho más personal de salud capacitado en el manejo de los ventiladores, los cuales, dijo era fundamental adquirir.

FUENTE: REFORMA.COM

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments