Durante las más de 20 horas en las que Brandon Giovanny, de 12 años, estuvo desaparecido, su madre Marisol Tapia acudió a siete hospitales, a la sede de la Fiscalía General de Justicia, a la Fiscalía de Búsqueda de Personas Desaparecidas y sus asesores legales tuvieron que tramitar un amparo para que las autoridades respondieran sobre su paradero.

Marisol lo buscó desde la noche del lunes 3 de mayo, cuando colapsó la Línea 12, y fue hasta el día siguiente que recibió una llamada para que reconociera el cuerpo en la Coordinación Territorial Iztapalapa 6.

Fuentes cercanas al caso aseguraron que en esta última instancia le dijeron a la madre que el cadáver había llegado dos horas antes, lo que no concuerda con los tiempos de recuperación de cuerpos en la zona cero.

Hasta el momento, las autoridades no han dado una explicación sobre el retraso para identificar a Brandon, a pesar de que su familia pidió ayuda por diversos medios desde el derrumbe.

En las horas posteriores al siniestro, la madre de Brandon acudió a los hospitales donde trasladaron a los lesionados. Ahí el personal médico les aseguró que no había menores de edad entre los pacientes.

La mañana del martes, Marisol Tapia y otro familiar se acercaron a una rueda de prensa de diputados del PAN para denunciar que no habían recibido información certera.

Desde ese momento, una abogada asistió a Marisol. Con los hospitales ya visitados, fueron a la sede de la Fiscalía en la Colonia Doctores, donde les comentaron que en la lista de los fallecidos no se encontraba el adolescente.

Entonces esperaron hasta las 14:00 horas, pues les aseguraron que en ese horario la información se actualizaría, pero, otra vez, nada.

“Agregaron (en la Fiscalía) que dado el transcurso de las horas, recomendaban que presentaran una denuncia por desaparición de personas. Nos pareció inconcebible. No es que lo hubieran sustraído, era evidente que si no aparecía era por el percance del Metro”, contó José Nieves, colaborador del grupo parlamentario del PAN.

Así fue que acudieron a la Fiscalía de Búsqueda de Personas Desaparecidas en la Alcaldía Azcapotzalco, donde estuvieron cerca de tres horas para levantar la ficha de desaparición y Alerta Amber.

A la par, la asesora legal presentó un amparo a las 16:27 horas del martes en el Juzgado de Distrito en materia administrativa.

Este amparo indica que, al no estar entre las personas hospitalizadas ni ser identificado como uno de los fallecidos, el menor podría estar en peligro si las autoridades no le daban la atención necesaria.

A las dos horas se acordó la suspensión de plano en favor de la persona que representaba a Brandon, y se le dio un plazo de 24 horas a la Jefa de Gobierno y a la Secretaría de Salud local para que dieran información sobre el paradero del menor.

Las horas posteriores fueron críticas, pues con el amparo, la Alerta Amber y la presión social, Marisol recibió una llamada para que acudiera a la Coordinación Territorial, donde estaban los cadáveres de las víctimas.

Dos días después del sepelio del menor, su madre, abuela y los asesores legales tuvieron una reunión con Armando Ocampo, titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas.

Fuentes señalaron que durante ésta, el funcionario se comprometió a dar el apoyo económico establecido a los familiares.

FUENTE:REFORMA.COM

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments